El pavo, manjar ancestral

El pavo, manjar ancestral

Sin duda la Navidad es la celebración más esperada del año; hay regalos, comida variada y, sobre todo, convivencia, pero el rey de la noche se la lleva el pavo, ya sea adobado, relleno, ahumado o como la receta de la abuela lo prefiera. Este día la Navidad reúne a 88 de cada 100 mexicanos en torno a la mesa, de los cuales 60 por ciento gastan hasta dos mil pesos, dependiendo de los comensales, revela un estudio de Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE).

PAVO

Llámese pavo o guajolote, en México esta ave se consume desde la época de los aztecas, quienes compartieron este exquisito platillo con los conquistadores españoles. La costumbre de preparar pavo en Navidad proviene de la población cristiana, quienes en el siglo XVI eran, en su mayoría, nobles de las monarquías europeas y quienes al festejar el mayor día de su religión, hicieron de este manjar una costumbre, pues además de delicioso y rendidor es una opción excelente para compartir con toda la familia, además de que la carne del pavo es rica en zinc, mineral indispensable para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Este año se estima una producción de 19 mil 470 toneladas de carne en canal de guajolote. La producción de guajolote es un área de oportunidad para los productores de pavo en el país, debido a su gran demanda a nivel nacional.PAVO3

DELICIOSO

De acuerdo con José Luis Curiel, especialista en nutrición y gastronomía, la cena de Navidad es un condensado de tradiciones y sazones que encuentran su origen tanto en la antigüedad romana como en el mundo prehispánico, pero que mantiene un sello mexicano y una profunda advocación religiosa.

Asegura que detrás de los platillos navideños hay una historia que muestra cómo se han ido transformando, ejemplo de ello son los romeritos elaborados con el mole que baña al quelite y se acompaña de tortas de polvo de camarón, las cuales fueron incorporadas recientemente porque, siglos atrás, los romeritos eran acompañados con “amaranto de agua”, una hueva de chinche acuática que crece en la zona de Texcoco y que se conseguía en el tradicional mercado de San Juan.

En las últimas décadas se han incorporado nuevos platillos e ingredientes a la cena navideña. Sin embargo, los aromas y sabores tradicionales tienen un lugar muy especial en nuestro paladar.PAVOS4

QUÉ CELEBRAN

El estudio de Gabinete de Comunicación Estratégica señala que la celebración del 24 de diciembre va en aumento, pues el año pasado 82.5 por ciento de los entrevistados telefónicamente por todo el país indicó que festejaba y ahora lo hace 88.1 por ciento. En 2015, extrañamente, 10.9 por ciento aseguró que no hará fiesta por el nacimiento de Jesucristo.

Cuando GCE preguntó entre 600 personas ¿considera que Navidad es una celebración religiosa por el nacimiento del niño Jesús o sólo una fecha especial para convivir?, 52.5 por ciento dijo que es una celebración religiosa y 25.7 por ciento que se trata de una ocasión para convivir, mientras que 18.5 por ciento cree que combina ambas cosas.

PAVO2GCE indagó ¿con quién pasan la Navidad los mexicanos? Y encontró que 97.1 por ciento de quienes la festejan lo hacen en familia, el resto lo hace con amigos o pareja, y muy pocos (0.2%) en soledad. La celebración familiar gana terreno, ya que un año antes reunía a 92 por ciento, en tanto que 93 de cada cien personas o dijeron que preparan cena de Navidad y cuando los encuestadores pidieron el menú, el pavo fue el rey de la mesa.

Los 10 platillos que más se cenan el 24 de diciembre son: Pavo (36.7%), pierna (10%), tamales (9.6%), pozole (7%), pollo (5.7%), romeritos (4%), bacalao (4.2%), carne asada (2.6%), lomo (2.3%), antojitos mexicanos (2.2%).

Las ensaladas, cerdo, barbacoa, cabrito, birria, espagueti, tostadas y otros platos fueron mencionados por el resto de la gente, salvo por 4.5 por ciento que dijo que no tiene plato específico, 2.8 por ciento que no sabe y 1.3 por ciento no respondió.

PAVO5Y si el pavo es rey, el ponche reina en la Noche Buena, ya que es lo que bebe 39.6 por ciento de la gente en México para esperar al Niño Dios. 20.1 por ciento brinda con sidra, 15 por ciento toma refresco, 6.7 por ciento vino, 3.1 por ciento cerveza, 2.3 por ciento tequila, 1.5 por ciento agua, 1.4 por ciento café, 1.3 por ciento atole o chocolate y 1.1 por ciento champagne.

Texto: Rubén Arizmendi

Fotografías: Carolina Valdivia

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest