La cena de Nochebuena

La cena de Nochebuena

Si hay algunas celebraciones que están marcadas por las tradiciones, éstas son justamente la de la Cena de Navidad y la de Año Nuevo. Generalmente todos asocian estas festividades con ciertos olores y sabores característicos de los hogares y con algunos platillos que si faltan en la mesa sentimos como que no hubo celebración. Algunos de estos platillos son, por ejemplo, el pavo relleno, el bacalao o los romeritos.

Romeritos compra

Foto: Claudia Gutiérrez

De acuerdo con las investigaciones de José Luis Curier, especialista en nutrición y gastronomía citado en el artículo La cena de Navidad, condensado de sabores antiguos, del INAH, el guajolote era considerado “… un s
ímbolo de elegancia y riqueza que sustituía al pavo real, ave que durante la Edad Media no sólo fue símbolo de unión, de gusto y de fortuna, sino que también representaba una figura ante la que los caballeros hacían los más variados juramentos, como el de conquistar una tierra o derrotar algún enemigo”.

En el mismo documento se comenta que durante la época colonial era obligatorio guardar vigilia en la Noche Buena, razón por la que se fueron incorporando a esta celebración alimentos como pescados (bacalao) y hierbas (romeritos).
Se trata de una cena especial, distinta a la de todos los días, ya que se está celebrando el Nacimiento del hijo de Dios. Esta costumbre nació en Europa y simboliza la abundancia que Cristo nos trae con su llegada.

 

navidad3

Foto: Carolina Valdivia

Según la La Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la Ciudad de México para la cena Navidad, el gasto estimado para cuatro a seis personas será de mil 200 pesos promedio, pues los precios de algunos productos registran un alza.

Este cálculo incluye un platillo tradicional de la cena de Navidad y otros elementos como bebidas alcohólicas, refrescos, postres, ponche, botanas; mientras adornos, música y regalos se contemplan como un gasto o presupuesto adicional

La Canacope informó que hay un ligero incremento en el precio de productos requeridos para este 24 de diciembre, por

ejemplo el pavo, bacalao y la pierna de cerdo –los más solicitados-, se elevaron de cinco a ocho por ciento por la demanda de la temporada

 

Cabrito-compras

Foto: Claudia Gutiérrez

EL ORIGEN

De acuerdo con especialistas, la Iglesia católica incorporó la cena de Navidad muy tardíamente, “aunque el gesto sacramental más importante de los cristianos es comer, porque Cristo eligió este símbolo para comunicar que por comer su cuerpo y beber su sangre se nos da él mismo. En la mesa todos son comensales y compañeros, se vive la gratuidad”.

Lechoncitos compras

Claudia Gutiérrez

Respecto a la Navidad, probablemente los cristianos no tenemos originalmente una cena particular, puesto que los cristianos de finales del siglo X, tanto los del norte de África como los de Roma, vigilaban largas horas en las iglesias durante la Noche de Navidad; de allí que existan actualmente hasta cuatro misas distintas desde la tarde del 24 y todo el día 25 de diciembre, de modo que no tenían tiempo para cenar.

Los obispos cristianos exhortaban a la penitencia y el ayuno para descontaminar a los fieles de los efectos de las fiestas paganas dedicadas al sol, particularmente las Saturnales, el homenaje al dios Saturno que hace crecer las semillas y la vid desde el 17 de diciembre, extendiéndose hasta diste días, coincidiendo con el solsticio de invierno en torno al 25 de diciembre, último día de las fiestas que celebraba el nacimiento del Sol Invencible.

Estos datos recogen la importancia del sol, del fuego y de la tierra, y los alimentos que provee la tierra juegan un papel fundamental para la subsistencia humana.

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest