La Noche del Centro Histórico

La Noche del Centro Histórico

La noche del centro histórico

Texto y fotografía: Eloy Valtierra

amanecer copia 2
El centro de la Ciudad de México es un mundo de luz y sombras, después del anochecer llegan de todas partes visitantes, sanitos de los gimnasios, exploradores del buen trago o de las tortas de pavo, de los tacos al pastor, los hay quienes caminan por su calles adoquinadas llenas de reflejos, los noctámbulos de café y libro en mano, bohemios con alegría que se dirigen a ese bar escondido y los que buscan el metro o  la micro rumbo al descanso.

Los viernes ni hablar. Se llena todo,  hasta las sombras no se refugian en ningún lugar,  las farolas también se cansan, pero los visitantes no, ellos quieren más, caminan y caminan, a veces se paran, se besan y siguen caminando. Si uno los sigue,  los pierde entre las sombras y las luces de la noche, deambulan escudriñando lugares que le permitan a un abrazo ser lo más intimo posible.


la vida en la noche del centro historico

 

El centro se ha transformado de algunos años para acá, hay mas espacio en las calles dan lugar a nuevas perspectivas, la arquitectura cobra vida por encima de las connivencias diversas, se dan lugar los eternos besos amorosos pero también los se vuelven los edificios, testigos de amores terminados y dejados en el territorio del olvido.

la vida en la noche del centro historico la vida en la noche del centro historico

Los paseos en bicicleta, las tertulias infinitas, aquellos inconformes que se vuelven los mimos de gritos sin voz, estatuas vivientes, ventrílocuos silenciosos, limpiadores de parabrisas sin jabón.  Los toques eléctricos tradición venida a menos, oficinistas de traje y corbata que corren, ancianos a paso lento, secretarias de zapatillas,  todos los pasos se  van cansando poco a poco desaparecen y quedan las calles vacías, esperando sin darse cuenta, el amanecer. 

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest