Murió el poeta Eraclio Zepeda

Murió el poeta Eraclio Zepeda

 

El escritor y cuentista Eraclio Zepeda Ramos murió a los 78 años de edad de una enfermedad respiratoria la madrugada del jueves 17 de septiembre en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; será velado y enterrado en la capital chiapaneca, confirmó su esposa, la poeta Elva Macías: “Así lo quería él”.

Explicó que el autor de cuentos como Benzulul falleció a las 2:15 horas en el sanatorio Muñoa, en Tuxtla Gutiérrez, propiedad de uno de sus hermanos. Eraclio “estaba enfermo de sus vías respiratorias; tenía lo que se llama EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), pero había tenido varias crisis, la última fue” el 15 de diciembre pasado, cuando el Senado de la República le entregó la medalla “Belisario Domínguez”, puntualizó.

ERACLIO ZEPEDA murio
Eraclio Zepeda nació el 24 de marzo de 1937 en la capital chiapaneca, escribió poesía, novela, cuento, literatura infantil; fue actor, promotor cultural, profesor y militante político, pero sobre todo un gran cuentista y reconocido narrador de historias. Si algo definía a Eraclio Zepeda fue su alegre maestría por contar historias. Este escritor a sus 77 años recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el rubro de Lingüística y Literatura 2014.

“Me lleno de felicidad, es el premio más alto que se otorga en la República, pero lo que más me ha gustado de este reconocimiento, que por cierto lo comparto con Jaime Sabines, nuestro gran poeta. Lo  que más me pone feliz, es la gran cantidad de gente que se ha comunicado conmigo por muchos sistemas: teléfono, mail, y más, felicitándome, y eso me gusta porque veo que por fortuna, no soy un escritor encerrado en su biblioteca, soy un escritor que sigue caminando en las calles y en las plazas como lo he sido siempre”, contó a Conaculta poco después de recibir el reconocimiento.

“Laco”, como lo llamaban sus amigos, escribió su obra bajo el doble influjo del realismo literario latinoamericano y la tradición oral de Chiapas, con el conocimiento de que una historia debe repetirse y depurarse en la boca antes de merecer el papel.

Su primer libro de cuentos –Benzulul– que escribió a los 20 años, es ya un clásico que, como El llano en llamas, de Juan Rulfo, mostró que el lenguaje del pueblo para ser verdadero en el papel exige oído poético.

FOTO: EIKON.COM.MX/ARCHIVO

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest